Presente

Anecdotario de la Lotería de Navidad

0 comentarios
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

“Fortuna multis dat nimis, satis nulli” o “La fortuna a muchos da demasiado, a nadie lo suficiente”. Marco Valerio Marcial, poeta latino

El sorteo que inaugura las fiestas navideñas es una fuente inagotable de anécdotas de todo tipo. El 22 de diciembre, día de Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, ha sido testigo de experiencias de extrema alegría, confusión, decepción o angustia. Estamos ante un crisol de emociones intensas que nos hablan de los sueños, ambiciones, conductas y deseos del ser humano en distintos contextos o circunstancias.

Este fenómeno lleva implícito todo un imaginario, hábitos movidos por supersticiones heredadas y actos que se experimentan como una tradición totalmente viva. Las imágenes asociadas al día del sorteo son siempre emotivas porque se viven de forma colectiva, pensando en la fortuna que puede traer el azar. A esto se añade la ilusión que suele marcar el comienzo de las fiestas, lo que convierte a la lotería navideña en un pistoletazo de salida para la emotividad y el exceso.

ganadores de lotería en España

Fuente: Ideal.es

Experiencias curiosas del 22 de diciembre

Dos siglos de historia dan para muchas vivencias personales y colectivas generadas al calor del sorteo navideño. Una de las más sonadas es aquella que protagonizó un malagueño en 1949; este hombre se personó en una oficina de Correos diciendo que había soñado con que el 55.666 sería el número premiado con el Gordo, y así ocurrió.

Existe una historia de premonición similar, cuya protagonista fue entrevistada hace unos años por la Cadena SER por ser una de las afortunadas con el Gordo. Esta mujer contó que ella y toda su familia llevaban 4 años comprando el mismo número, desde que su hermana soñó con él.

En ocasiones los premios han caído allí donde más se necesitaban. Este fue el caso de un chico senegalés y su mujer, que malvivían con trabajos hortícolas temporales en Roquetas del Mar. Pasaron de tener tan sólo 5 euros en la cuenta a tener miles. Algo parecido le ocurrió a un hombre inmigrante de la India, residente en Barcelona: tras cobrar el premio mostró orgullosamente a los medios un extracto de cuenta que había pasado de tener 17 euros a tener 300.017. En estos casos, merece seguir el consejo de la periodista Teresa Sánchez, quien asegura que la mejor opción pasa por invertir parte del dinero para obtener una mejor rentabilidad a medio y largo plazo.

Sin embargo, la suerte no siempre entiende de clases sociales, si no que se lo digan a los empleados de una inmobiliaria. La jefa del negocio compró toda una serie para repartir los boletos entre sus empleados, y ella compró para sí un número distinto, que fue el finalmente fue premiado.

Lola Mira, empleada de una administración de lotería en Jaén, dice que lleva tan solo 4 años vendiendo lotería, recuerda en una entrevista hace dos años la mezcla de alegría y pena con que vivió el día en que dieron El Gordo que vendió: “Me acuerdo que era el 72.246 porque yo tengo muy buena memoria para los números. Me dijo un chico: “Dame un décimo” y le di ese, pero le pareció feo y no se fue convencido. Ya en la calle debió pensárselo mejor y volvió para cambiarlo y llevarse otro. Él también se acuerda aún, claro, estuvo con depresión y todo luego… Lo pasó muy mal porque tuvo el premio en sus manos, y decidió cambiarlo”.

Más decepcionante si cabe fue la experiencia de Mónica, una mujer que hace un par de años se puso a celebrar el cuarto premio en pleno Salón de Loterías. A su reacción acudieron los medios de comunicación, pero pronto descubrió que su número y el premiado no eran exactamente iguales. Los nervios le jugaron una mala pasada.

Costumbres y supersticiones

En pleno siglo XXI aún perviven entre nosotros muchos mitos, creencias y supersticiones heredados generación tras generación, sorteo tras sorteo. Poner en contacto físico el boleto de lotería con la tripa de una mujer embarazada, la cabeza de un hombre calvo, la espalda de un jorobado o el lomo de un gato es, según algunos jugadores, sinónimo de suerte.

Hay quienes acuden a administraciones de lotería que han repartido más premios, o por lo menos los últimos, con la esperanza de contagiarse con un poco de suerte. Esta es la razón por la que Doña Manolita se llena de compradores por estas fechas, ya que es el punto de venta más mítico por vender muchos premios.

Durante el sorteo no faltan personas que incluyen algún elemento en su vestimenta que pueda otorgarles suerte: un alfiler en la chaqueta, una moneda de oro, una llave antigua en el bolsillo, una rama de perejil, etc.

En los días previos al sorteo, los boletos pueden colocarse al lado de alguna virgen o cerca de algún símbolo relacionado con la fortuna, como la herradura.

Cola lotería Madrid Puerta del Sol

Puerta del Sol de Madrid. Fuente: Wikipedia

Según Miguel Córdoba, profesor de matemática aplicada, no existe ninguna fórmula científica que nos ayude a conseguir los números premiados con antelación. Afirma que “todos los números tienen la misma probabilidad se ser premiados, un 5%. De hecho, tenemos un 85% de probabilidades de no obtener nada…Todos los números tienen la misma probabilidad de ser el número del Gordo, 1 entre 100.000”.

A pesar de lo que nos dice la ciencia, es habitual encontrar personas que siguen determinados números o terminaciones. Parte del público demanda terminaciones que coinciden con fechas importantes para su vida o su país.

Contra todo pronóstico, los profesionales del sector lotero señalan que la terminación en 13 se vende mucho. La propia presidenta de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas, Inmaculada García, reconoce que es un número al que le gustaba jugar antes de ser presidenta. Desde que se puso en marcha la Ley del Juego en 2011, ningún directivo de la entidad ni familiar de segundo grado pueden jugar a la lotería.

Hay quien piensa que si la lotería se comparte no puede tocar, pero la tradición más habitual es repartir participaciones y décimos entre familiares y amigos. No sabemos si esto último nos dará más suerte, pero funciona como acto simbólico de esperanza, afecto y suerte compartida en comunidad.

0 comentarios
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Comentarios

No hay comentarios

Tu comentario

Empleamos cookies y otras tecnologías que permiten su reconocimiento con el fin de mejorar su experiencia online. Al acceder a esta web, consiente a este uso de la manera que se indica en nuestra Política de Cookies